Published On: Lun, Abr 3rd, 2017

EL MARINO EMPATA EN OVIEDO (1-1)

 

Cárcaba adelantó a los luanquinos y Fredo logró el empate, en un encuentro que manejaron los luanquinos hasta el descanso y en el que los ovetenses fueron mejores en el segundo periodo. Negredo se lesionó en la rodilla, a la espera del diagnóstico.

Javier Rodríguez Sirgo

02-04-2017. El Covadonga sigue siendo “la bestia negra ” del Marino y el empate, con el que se saldó el choque entre ambos, fustra aún más el sueño del cuadro luanquín, en esa lucha desesperada y a contracorriente por alcanzar la cuarta plaza. Los gozoniegos interpretaron bien el juego en el primer periodo en el que Cárcaba marcó, coincidiendo en esa jugada la lesión en la rodilla del central Negredo. Las sensaciones del capitán del Cova no eran buenas y el diagnóstico del daño sufrido indicará el tiempo que deba de estar alejado de los terrenos de juego. Tras el descanso mejoró el Cova, decayó el equipo gozoniego y llegó el empate obra del recién incorporado Fredo. El técnico local, Fermín Álvarez demostró una vez más que le tiene tomada la medida al Marino. En los últimos seis enfrentamentos le han ganado cuatro veces y han empatado dos, intercalando temporadas y poniendo en medio los dos partidos de la fase previa de Copa Federación. Las bajas de Font, José Luis y Monasterio no cambiaron el estilo de un equipo capaz de superar malos momentos y reponerse. Mario y Nacho Fernández conformaron el doble pivote. Diego se colocó como delantero y detrás de él se situó Jandro, con Sandoval e Imanol en las bandas. El meta Aitor dejó su sitio al menos habitual Iván Torres. Adolfo Pulgar cambió algunas cosas, siendo lo más significativo que Geni desempeñó el papel de pivote por delante de la defensa, detalle que conllevó el adelantamiento de la posición de Llerandi. El equipo de Luanco hizo una buena lectura del juego en la primera parte. Evitar rondos y transiciones en el centro del campo, inclinándose por golpeos largos y diagonales. Un juego poco brillante, pero efectivo. Guaya, Polo, Llerandi y Pablo Hernández lo intentaron, sin éxito, con sus disparos. La respuesta local menguó y solo se plasmó en un par de lanzamientos de Diego. Así hasta el minuto 37, cuando Cárcaba peleó un balón largo con Mikel y Negredo que acabaron por los suelos. Jairo Cárcaba marcó, los locales reclamaron falta del atacante y Negredo se llevó la peor parte, siendo sustituido. Nacho Fernández pasó a central y Christian Pito salió al campo, sin tiempo para realizar los ejercicios de calentamiento. Tras el descanso todo parecía transcurrir en términos similares. Jairo y Polo disponían de nuevas ocasiones, pero poco a poco el Marino fue decayendo y el Cova pasó de su condición de agazapado a la de atrevido. Sandoval lanzó una falta que despejó a corner Davo, en el 64′. Fredo y Fidalgo entraban al rectángulo y a este último le anulaban un gol, en el 66′, por un posible fuera de juego. Jandro comenzaba a ganar sus disputas y Jorge Fidalgo perdonaba en otra ocasión clara en el 73′. El Marino era incapaz de parar las acometidas y en el minuto 81, llegó el empate que se venía anunciando. Justo cuando Viesca entró al campo y los visitantes jugaban con una defensa de cinco hombres, Diego entró por la derecha y Fredo disparó, desde el borde del área pequeña. Davo detuvo el primer chut, pero no pudo evitar el segundo remate que acabó en la red. Pudo enmenedar la situación el Marino, en el 83′, pero Polo cabeceó fuera, en otra acción clara. El equipo entrenado por Adofo Pulgar buscó el triunfo a la desesperada y el resultado final les dejó muy tocados en lo anímico. El próximo domingo, en ambos casos a partir de las 17 horas, el Cova jugará en San José frente al Llanes y el Marino recibirá a la U.D. Llanera.