Published On: Jue, Mar 9th, 2017

Neandertales asturianos se medicaban y eran vegetarianos

La alimentación de los neandertales de la cueva de El Sidrón eran setas, piñones y musgo, según los restos analizados//
neandertales Sidrón. Abel Grau CSIC.

Nandertales swl Sidrón. // Abel Grau CSIC.

08-03-2017

Un nuevo estudio ha encontrado pruebas de que los neandertales asturianos se medicaban y eran vegetarianos. El último trabajo publicado en la revista Nature: “Reconstructing Neandertal behavior, diet, and disease using ancient DNA from dental calculus” aporta nueva información sobre la dieta de dos neandertales del yacimiento asturiano de El Sidrón.

“Nos ha sorprendido no encontrar restos de carne en los neandertales asturianos, ya que se les considera predominantemente carnívoros. Sin embargo, hemos encontrado pruebas de que tenían una dieta variada que incluía gran variedad de plantas. Además, alguna de esas plantas podrían haber sido cocinadas para su consumo”, señala el investigador del CSIC Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Con estos datos, se puede afirmar que los neandertales de El Sidrón eran vegetarianos. Se alimentaban de setas, piñones y musgo, mientras que los restos hallados en Bélgica muestran que se alimentaban de carne.

El estudio se ha centrado en el análisis del material genético hallado en el sarro, es decir, en la placa dental calcificada de estos neandertales. De este modo se ha podido averiguar que en la dieta practicada por los individuos del yacimiento de El Sidrón se incluían setas, piñones y musgo. Sin embargo, no se han encontrado pruebas de que comiesen carne. Los datos contrastan con los resultados obtenidos del individuo Spy II de Bélgica, en cuyo sarro dental fueron hallados los fragmentos de ADN de diversos animales como rinocerontes y muflones. Además junto a sus restos fueron encontrados también los fósiles de grandes herbívoros.

Utilizaban plantas medicinales

“tenemos pruebas de que este neandertal se medicaba. Hemos descubierto que el sarro conservado en sus dientes contenía secuencias del patógeno Enterocytozoon bieneusi, causante en humanos de problemas gastrointestinales, y fuertes diarreas”, explica Rosas.

“Además, gracias a un agujero en su mandíbula sabemos que tenía un absceso dental. Ambos problemas debían producirle intensos dolores” señala el investigador. Del mismo modo, en el sarro de este neandertal han podido hallarse los restos de ADN del hongo Penicillium, un antibiótico natural, así como de álamo, un árbol cuya corteza, raíces y hojas contienen ácido salicílico, uno de los principios activos de la aspirina común.