Published On: Mie, Mar 1st, 2017

Las cosas de palacio van despacio

Luis José de Ávila

28 febrero 2017

Avila 6Nunca me imaginé que los Estados Unidos al paso que van encabezarían la decadencia de occidente. Y es que se está convirtiendo en un país de chapuzas a pasos agigantados. Cuando el mundo se debate en la miseria y la desigualdad el inefable Donald Trumph anuncia incrementar en 52.000 millones de dólares el presupuesto militar que supera ya ampliamente los 600.000 millones con el peregrino argumento de que hay que ganar las guerras. ¿Cuáles? me pregunto. Por si fuera poco el acto más visionado del planeta, aparte la Super Bolw, como es la ceremonia de entregar de los Oscar cinematográficos en Los Angeles fue toda una chapuza con la equivocación que adjudicó el premio a la mejor película “La La Land” para inmediatamente, con los dos equipos en el escenario, dárselo a “Monnligth”.

Ni las “veteranas glorias” Fane Dunaway y Warren Beatty tuvieron culpa pero la inolvidable pareja de “Bonnie and Clyde” cargaron con la misma ante una atónita opinión pública. Warren Beatty cumplirá el próximo 30 de marzo 80 años y por lo que vimos a través de la tele se conserva bien para la edad. Siempre me acuerdo de aquella frase que dijo Woody Allen en uno de sus viajes a Oviedo: “Me gustaría reencarnarme en las manos de Warren Beatty“. Y es que por ellas pasaron las más espectaculares “estrellas” femeninas de Hollywood en los últimos 60 años. En fin, las chapuzas últimamente de la sociedad norteamericana son de preocupar aunque, mal que les pese a muchos, los Estados Unidos de América continúan siendo la primera potencia mundial. Veremos a ver hasta cuando.

Yendo a nuestro terreno, o sea, a Asturias, leo en los medios que hay atasco legislativo en la Junta General del Principado. ¿Será consecuencia de un exceso de fabada por parte de nuestros diputados?. Seguro que varios degustarán hoy en la capital el menú del antroxu, algo que la hostelería quiere potenciar al estilo del “desarme” pero que no lo consigue. El Gobierno del Principado, cuya administración deja bastante que desear (ahora se demuestra que familiares de inquilinos del ERA pagaron de más), intenta sin éxito un frente común con las distintas fuerzas políticas para presentar ante Madrid un documento común con las carencias que nuestra autonomía tiene en materia de infraestructura y que son muchas. Pero como suele ser habitual en esta tierra, no hay manera de lograr un consenso y ya se han descolgado de la iniciativa PP, Somos, Foro y hasta Ciudadanos. Solo la fiel infantería mandada por Gaspar Llamazares, o sea, Izquierda Unida, parece dispuesta a apoyar a Javier Fernández en esta iniciativa. Javier Fernández que el otro día para la repetición de gala en Madrid al presidente de la Argentina lució con garbo frac alquilado y no chaqué como equivocadamente escribí. El frac es la máxima prenda de gala para este tipo de recepciones y hasta es obligado acompañarlo con zapatos de charol aunque en el caso que nos ocupa desconozco si serían también alquilados.

Un relanzamiento de la obra publica en el Principado, actualmente inexistente, podría dinamizar la economía regional pero no se ven atisbos de ello. Por lo menos hasta que se aprueben los presupuestos generales del Estado. Por parte del Principado el mayor esfuerzo inversor está en el soterramiento de la vía del FEVE a su paso por Langreo en la que lleva ya invertidos del orden de los 70 millones de euros, claro que al paso que vamos estos trenes de vía estrecha circularan vacíos tal es la pérdida de viajeros que registra la compañía hoy integrada en RENFE. Según anuncia el consejero portavoz Guillermo Martínez sí se va a reparar la carretera a Los Lagos de Covadonga con la inversión de un millón de euros, pero en septiembre y, digo yo, no habría que hacerlo antes del verano. Está visto que las cosas de palacio van despacio. Que lo pregunten si no a los familiares de los usuarios del ERA que también, por lo menos, hasta septiembre no comenzarán a cobrar las cantidades que en su día abonaron de más a la insaciable Administración autonómica.