Published On: Lun, Mar 20th, 2017

EL VETUSTA DERROTA A UN BUEN MARINO (3-1)

Los luanquinos realizaron una gran primera parte, con tres balones a la madera.

El Oviedo rentabilizó su ocasiones y en dos minutos sentenció el choque.

Javier Rodríguez Sirgo.

19-03-2017. El desarrollo del partido entre el Real Oviedo B y el Marino de Luanco tuvo de casi todo, si bien el desenlace final que es lo importante, dejó los tres puntos para el filial ovetense. Los  luanquinos despacharon un excelente primer tiempo, con tres disparos a la madera y otras tantas ocasiones de gol claras que no aprovecharon. El Vetusta, en este periodo inicial, llegó dos veces y marcó en la segunda, merced a un buenn disparo de Marcos Remeseiro. El inicio del segundo periodo resultó determinante. De un penalti no señalado que fue, como lo muestran las imágenes, por mano de Emilio, se pasó a un contagolpe que David Álvarez convirtió en el 2-0 y un minuto despues llegaba el tercero, con el mismo autor. A partir de ahí, los locales tuvieron nuevas opciones y el cuadro gozoniego lo intentó, aunque solo pudo maquillar el resultado con el tanto de Polo en las postrimerías.

El técnico del Oviedo B, Luis Arturo buscó cerrar bien en defensa y de ese modo Lucas y Marcos Remeseiro actuaban como laterales cuando el rival atacaba y se proyectaban hacía adelante cuando los azules tenían balón. Ese 5-3-2 reconvertible, con Carlos Cano y David Álvarez como referencias ofensivas.

En el Marino, Adolfo Pulgar aportó novedades. Marcos ocupó la portería ante la lesión de Davo y Boris disfrutó de su tercer partido como titular. Chus también fue de la partida, en el doble pivote.

El primer tiempo fue de claro dominio de un Marino que se estrelló con un problema que le está persiguiendo esta temporada y que no es otro que la falta de acierto. Llerandi mandó dos disparos al larguero y en las vueltas del balón, Jairo se quedaba en fuera de juego y Geni remataba alto. Un mano a mano de Llerandi con el meta Alfonso, otra que salvó Jimi en la raya de gol ante un remate de Geni y otro remate a la madera de Boris hablan a las claras del dominio ejercido por los de Luanco. Entre tanto, el Oviedo B aguantó las acometidas como pudo y solo tuvo dos ocasiones. Marcos realizó una gran intervención ante un disparo Carlos Cano en el 17′ y en el 34′ tras un centro de Lucas y un despeje a la frontal, Marcos Remeseiro sacó un gran disparo que se coló raso y por el segundo palo del portal gozoniego. El Vetusta había rentabilizado sus ocasiones, en las “antipodas” de un Marino que había hecho su mejor primer tiempo de la presente liga, pero sin acertar en el área contraria.

La segunda mitad ya tuvo otra lectura y lo importante llegó en el 55′. Emilio cortó con el brazo despegado, dentro del área, un envió de Geni y del penalti que fue claro, como demuestran las imágenes, se pasó a un contragolpe que David Álvarez aprovechó  para superar a Marcos y marcar a puerta vacía. Un minuto despues, llegó el “mazazo” para los de Pulgar. Lucas sirvió y de nuevo David Álvarez remató raso y al fondo de la red.

Pablo Hernández volvía a los terrenos de juego despues de tres meses, alejado por la operación de clavícula y tanto Polo, como Coutado reafirmaron la apuesta ofensiva y a la desesperada del Marino. El Oviedo B pudo ampliar el marcador, pero Marcos Remeseiro falló una clarísima y Carlos Cano remató a la madera. En el 87′, Marcos evitó un gol cantado, tras una galopada de Steven y cuando se lllegaba al 90′, Polo logró el tanto luanquín, tras encarar a Alfonso que rechazó su primer disparo, pero que no puudo evitar que el atacante luanquín se llevase la pelota para marcar sin oposición.

El Vetusta jugará el próximo domingo al mediodía ante el Covadonga en el Juan Antonio Álvarez Rabanal y el Marino también de domingo, pero a las 17 horas, se las verá en Miramar con la S.D. Lenense.