Published On: Mie, Mar 8th, 2017

Detienen al atracador de una sucursal de la Caixa en Gijón que retuvo a 9 personas

La Policía Nacional arresta a un hombre armado y libera a las nueve personas retenidas//
Amenazó con el arma a los empleados para sustraer  6.000 eurso de las cajas//


07-03-2017

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre armado con una pistola que amenazó a los empleados de la sucursal de La Caixa, en la avenida de la Constitución, en Gijón, para llevarse el dinero de las cajas de atención al público. Las nueve personas retenidas pudieron ser liberadas sin ningún daño aunque alguna debió ser atendida por cuadros de ansiedad. El arresto se produjo a las 14,35 horas de esta tarde, cuando quedó resuelto el atraco sin que se produjeran incidentes.

Agentes de la Policía Nacional a las 13,50 horas recibieron una llamada de la Central de Alarmas que comunicaba que un hombre armado  con una pistola se encontraba en el interior de una sucursal bancaria de la Avenida de la Constitución de Gijón  y  tenía retenidos a empleados y clientes.

De inmediato se estableció un dispositivo de cierre sobre las inmediaciones del banco para garantizar la seguridad de la intervención y preservar el lugar de actuación. Agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana establecieron el perímetro de seguridad apoyados por agentes de la Policía Local de Gijón que cerraron las vías de salida y las calles adyacentes para evitar la huída del atracador. En la intervención, los agentes realizaron dos disparos intimidatorios para que depusiera su actitud ya que esgrimía el arma contra ellos y amenazaba con matarles.

Droga a cambio de la liberación de rehenes

Agentes de la Brigada de Policía Judicial y un Negociador de la Policía Nacional de Gijón  mantuvieron permanente contacto con esta  persona para que se mantuviera tranquila y poder solucionar la situación lo más rápidamente posible. El atracador solicitó agua, tabaco y droga como requisitos previos a  entablar conversación. Los agentes a cambio de cumplir con sus exigencias,   le pidieron la liberación de los rehenes y éste, como gesto de buena voluntad,  permitió  salir a seis personas de las nueve retenidas. Tras varios contactos, los Policías fingieron cumplir  sus pretensiones  y en el momento en el que se iba a realizar la supuesta entrega de los efectos exigidos por él,  procedieron a su detención y a la liberación de tres empleados que todavía permanecían en el interior de la oficina.

Sin ofrecer resistencia alguna,  al arrestado  se le intervino la pistola con la que había amenazado a los retenidos y dos sobres que guardaba entre sus ropas  que contenían una cantidad aproximada de 6000 euros.

Agentes de la  Brigada de Policía Científica constataron que la pistola que llevaba era una pistola detonadora que en ese momento no estaba preparada para disparar con munición real. El arrestado tenía antecedentes por robos con violencia e intimidación.

La intervención finalizó a los cuarenta minutos  de su inicio,  sin ninguna persona herida, aunque las asistencias sanitarias debieron atender a algunos de los rehenes por cuadros de ansiedad. Ninguno de ellos era menor de edad.