Published On: Jue, Feb 23rd, 2017

Craso error

Luis José de Ávila

22 febrero 2017

Avila 6Un año más la “Asociación de Amigos de Cudillero” presentó un nuevo número, el 7, de la revista “El Baluarte”, en esta ocasión en León con la colaboración de la Casa de Asturias que preside José Antonio Fernández Chamochin y que cuenta con unas magníficas instalaciones consecuencia del gran apoyo popular que tiene como consecuencia de tener sus puertas abiertas a todo ciudadano sea o no asturiano.

Este nuevo número de la revista “El Baluarte” congregó en el acto de presentación en el hotel Conde Luna a unas 200 personas en su mayoría llegadas de Cudillero con la presencia incluso del alcalde pixueto Ignacio Escribano así como de la concejala de Cultura y cronista oficial de León Margarita Torres, de la cronista de Avilés Pepa Sánz y, por supuesto, del presidente de la “Asociación Amigos de Cudillero” Juan Luis Alvarez del Busto además del coro Roballera dirigido por Angel Fernández Pola y que puso la nota con sus excelentes habaneras.

Como invitado y forofo de esta asociación me tocó intervenir destacando la calidad y la cantidad de las colaboraciones de “El Baluarte”, magníficamente impreso por Gráficas Careaga, así como la necesidad de que la sociedad no solo cudillerense sino asturiana, comenzando por las instituciones, apoyen más a esta asociación que este año cumple su 25 aniversario pero que corre el peligro de desaparición por las dificultades económicas como el propio presidente puso de relieve.

Sigo también criticando la injusticia que el jurado del “Pueblo ejemplar” de la Fundación Princesa de Asturias tiene con la “Asociación Amigos de Cudillero” que nunca ha tenido el detalle de otorgarle dicho galardón pese a que lleva más de 20 años presentándose al mismo y por tanto no logrando que el actual Rey, Felipe VI, ha tenido la oportunidad de visitar este pueblo, sin duda uno de los más bonitos de España.

Hablar en León en este hermanamiento entre la Casa de Asturias y la “Asociación Amigos de Cudillero” me permitió recordar como cuando a raíz de la transición democrática y la puesta en marcha del Estado de las autonomías, tanto unos como otros, leoneses como asturianos, cometimos el error, craso error, de no unir nuestras fuerzas en una autonomía común, yendo León con Valladolid y Asturias quedándose uniprovincial y por tanto con escaso peso en el concierto nacional.

Y lo curioso es que en tiempos de la dictadura Asturias y León tuvieron su nexo a través de la universidad. La de Oviedo incluía a León con un vicerrectorado a cuyo frente recuerdo que estaba el prestigioso profesor Miguel Cordero del Campillo y una facultad de veterinaria de las más prestigiosas de España. Por aquel entonces era rector el profesor José Caso, primero, y Teodoro López-Cuesta después, pero en cuanto se instauró la democracia los vínculos universitarios entre las dos provincias se rompieron sin que ninguna de las fuerzas vivas hicieran algo por impedirlo. De aquella lógica aspiración de que Asturias y León fueran una sola autonomía solo el entonces presidente de la pre autonomía asturiana Rafael Fernández hizo algún gesto a favor, recordando sin duda los tiempos previos a la guerra civil en el que sí, ambas provincias tuvieron sus lazos comunes.

Y es que lógicamente para León Asturias se complementa perfectamente como tierra minera y salida natural hacia el mar mientras para el Principado León es el inicio de la plataforma hacia la meseta central y resto de España.

Lamentablemente a estas alturas la cuestión ya no tiene remedio pero el entendimiento entre las dos zonas puede reforzarse siendo actualmente muy buenas las relaciones. León, cuya minería, toda ella privada, está también muy tocada, tiene ahora quien lo diría, más trabajadores que la asturiana, HUNOSA incluida, pero se trata de un sector condenado por muchas razones con el que a partir del 2018 ya no se podrá contar. De todas las maneras, gesto como el de “Amigos de Cudillero” es digno de aplauso.