Published On: Dom, Ene 1st, 2017

MENSAJE DE FIN DE AÑO DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO

 

 31-12-2016

A punto de iniciarse 2017,  mi deseo sincero de bienestar y concordia para todos los asturianos. Para los que viven en nuestra tierra y para los que habitan la Asturias del exterior,  la que estando lejana en kilómetros siempre queda cercana en la emoción.

La felicitación por el Año Nuevo es obligada. Tanto como poner en el primer lugar de mis palabras, como siempre hago, a las personas cuya realidad cotidiana está llena de adversidades. Quienes sufren el drama del desempleo siguen siendo la prioridad del Gobierno de Asturias. Más de 84.000 parados en nuestra región. Son familias. Son jóvenes y no tan jóvenes. Son la razón por la que nuestro mayor empeño ha de ser la lucha contra cualquier forma de pobreza o de exclusión social.

Cerramos un año intenso. En Asturias y en España. La guía para las decisiones adoptadas ha sido el interés general. Hablar de responsabilidad, generosidad o altura de miras puede parecer un recurso a los lugares comunes. Juzguemos los resultados: las consecuencias para la vida de los ciudadanos, si se resuelven problemas o si menguan algunas de sus dificultades. Hagámoslo dejando tiempo a la perspectiva.

Son muchos los desafíos que tenemos. Consolidar el crecimiento, aumentar el empleo, mejorar los servicios públicos… Para ello necesitamos estabilidad política e institucional, en España y en Asturias.

Es en el marco de ese diálogo político e institucional donde debemos abordar este año asuntos relevantes para la ciudadanía. El nuevo modelo de financiación autonómica es una de esas cuestiones, decisiva para contar con servicios públicos iguales y de calidad en el conjunto del territorio nacional. Hablamos de nuestra Sanidad, de Educación, de los Servicios Sociales. Hablamos del núcleo de las políticas por las que ha apostado el Gobierno del Principado, fortaleciéndolas en los peores años de la recesión, construyendo el mayor patrimonio colectivo que hoy pueden tener los asturianos.

El Gobierno quiere impulsar la búsqueda de consensos para este y otros grandes temas que afectan al futuro de nuestra comunidad. Mantengo la esperanza de que sea posible alcanzarlos. Hay precedentes de los que sentirse orgullosos: el diálogo que edificó el acuerdo de concertación suscrito con la patronal y los sindicatos o el hito que supuso el Pacto Social Contra la Violencia sobre las Mujeres.

No es una invocación vacía. Mi compromiso es gobernar desde el diálogo, anteponer siempre el bien de Asturias a cualquier otro. A ello dedicaré todo mi esfuerzo y determinación hasta el último minuto del mandato. Mi deseo de que el año que ahora comienza sea para todos, especialmente para quienes peor lo están pasando, mejor que el que dejamos atrás.

Muchas gracias