Published On: Jue, Dic 29th, 2016

ATENEOS NECESARIOS

 

Vicente Bernaldo de Quirós

28-12-2016

Vicente Bernaldo 1Las sociedades populares vinculadas a la cultura son un elemento imprescindible para incentivar el uso de todos los medios de expresión y cultivo del conocimiento. Muchas de ellas resurgieron en Asturias en los últimos años del franquismo y al principio de la transición, herederas directas o indirectas de aquellas entidades que a principios de siglo se propusieron alfabetizar y educar a los obreros y a sus familias para proporcionarles recursos dialécticos para hacer frente a las necesidades del momento en el plano educativo. Las que ahora continúan tendrán pronto un lugar estable y conjunto donde realizar sus actividades y llevar a cabo toda una serie de propuestas y programas ligados a las necesidades de las clases menos favorecidas ,y eso solo es un motivo de celebración.
     Ateneo Obrero, Sociedad Cultural Gijonesa y Sociedad Cultural Gesto podrán llevar a cabo sus objetivos en un local financiado con fondos públicos y centralizar sus actividades sin que tengan que destinar parte del dinero de sus socios a mantener un edificio que cada día es más difícil de cuidar y de asegurar. En esta nómina de entidades que se beneficiarán de la subvención municipal, se encuentra también el Ateneo Jovellanos, que tiene otros orígenes políticos (incluso ideológicos) pero que coincide con sus homónimos en divulgar la cultura popular desde otros parámetros, pero siepre con la intención de llevar adelante una propuesta educativa que llegue a todos (el acceso a sus actos, al igual que a los demás ateneos es libre y gratuita) y que tiene idénticas carencias económicas.
Es posible que algunas de estas sociedades tengan como irrenunciable objetivo la unidad, la colaboración o la fusión, con el objetivo de afrontar la organización de actividades culturales con mejores medios y más público. Yo siempre fui partidario de que dos o tres de ellas se sumaran al mismo carro, pero ahasta hora no ha sido posible.
Sin embargo, la cercanía física de sus sedes, en el local que ocupara antiguamente la Escuela de Comercio de Gijón, podría acercar también a sus directivas para economizar recursos, funciones y socios. Sé que en algunos casos ya se hace, pero se me antoja todavía muy escaso y bisoño para la rentabilidad que se le puede sacar.
    Unidos o cada uno por su lado, estas entidades culturales cumplen una innegable función social y educativa que tienen que seguir desarrollando. Son ateneos necesarios, como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto para ser, y en tanto somos, dar un sí que glorifica, tal y como dijo el poeta. Gabriel Celaya, siempre a tus pies. O mejor dicho, siempre a tus versos.