Published On: Vie, Nov 18th, 2016

El Rey apela al diálogo en una etapa de pluralismo político 

Felipe VI subraya que “la crisis de gobernabilidad se ha resuelto, finalmente, con diálogo, con responsabilidad y también con generosidad”//

El Rey. // Congreso.

El Rey. // Congreso.

17-11-2016

Las Cortes Generales se han reunido en en el Hemiciclo del Congreso de los Diputados, en una sesión conjunta presidida por Sus Majestades los Reyes, acompañados de Sus Altezas Reales, la princesa de Asturias y la infanta Doña Leonor, con la que se solemniza la apertura de la 12 Legislatura.

Este acontecimiento institucional, previsto en el Reglamento del Congreso de los Diputados, se celebra tradicionalmente en cada legislatura una vez que la Cámara ha aprobado la investidura del presidente del Gobierno y éste ha nombrado a los ministros que completarán el Ejecutivo. Aunque el Parlamento comienza a ejercer sus funciones una vez celebrada la sesión constitutiva de ambas cámaras, esta sesión conjunta solemniza la apertura de la legislatura.
El Rey Felipe VI ha presidido hoy por primera vez esta sesión solemne. El acto comienza con la llegada de Sus Majestades y Sus Altezas Reales, escoltados por el Escuadrón de Honor de la Guardia Real, al cruce de la Carrera de San Jerónimo con la calle Cedaceros, donde se encontraba la cabeza de la formación: el Batallón de Honores, cuatro compañías de los Ejércitos de Tierra, Armada, Ejército del Aire y Guardia Civil y escuadra de gastadores.
Los monarcas han sido recibidos en ese punto por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez. El Rey recibió honores militares y pasó revista al Batallón de Honores acompañado por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, el Almirante Jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey y el Teniente Coronel Jefe del Batallón.
En la Escalinata de la Puerta de los Leones, engalanada con el baldaquino o dosel que se coloca en el atrio de la entrada principal del Palacio para las ocasiones solemnes en las que participan el jefe del Estado, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, el presidente del Senado, Pío García Escudero, y los miembros de las Mesas de ambas Cámaras recibieron a Sus Majestades y Sus Altezas Reales.
La comitiva entró en el Palacio por la Puerta de los Leones, que se abre sólo para las sesiones solemnes de apertura de legislatura y en las Jornadas de Puertas Abiertas que se organizan cada año para celebrar el aniversario de la Constitución. Desde el Vestíbulo de Isabel II, el cortejo, precedido y cerrado por los maceros de las Cortes Generales, se dirigió al Hemiciclo a través del Salón de Pasos Perdidos.
En la Presidencia del Salón de Sesiones, que habitualmente ocupan la presidenta y los vicepresidentes de la Mesa del Congreso, se situaron S.M. los Reyes, junto a Sus Altezas Reales, los presidentes del Congreso y el Senado y el letrado mayor de las Cortes Generales. En la zona inferior, los miembros de los órganos de gobierno de ambas Cámaras.
 
“La sede de la palabra y del diálogo”
Los Reyes fueron recibidos en el Hemiciclo con el Himno Nacional, antes de que la presidenta declarara abierta la sesión e iniciara su intervención en la que destacó que “el Congreso de los Diputados y el Senado han de ser la sede de la palabra y del diálogo, de la expresión de los diferentes puntos de vista, al servicio permanente del bien común”.
“Esta máxima que debe orientar al Parlamento en cualquier circunstancia histórica, ha de regir en estos momentos con especial intensidad y altura de miras, en la búsqueda de acuerdos, en la transacción y en la aproximación de posiciones. Superando posicionamientos maximalistas, escuchando, argumentando y cediendo. Privilegiando el uso de la palabra, de la negociación y del acuerdo”, prosiguió.
Ana Pastor destacó que, “de esta manera, los españoles han escrito los capítulos más venturosos de nuestra historia”, y se remitió a las palabras pronunciadas por Felipe VI en su proclamación para asegurar que “todos deseamos una España en la que no se rompan nunca los puentes del entendimiento, que es uno de los principios inspiradores de nuestro espíritu constitucional”.
“Un diálogo permanente y un debate siempre constructivo”
En su intervención ante el Parlamento, Felipe VI subrayó que “la crisis de gobernabilidad se ha resuelto, finalmente, con diálogo, con responsabilidad y también con generosidad. No hay duda de que los intereses generales han estado muy presentes en su solución y de que, a largo de todos estos meses, nuestra Constitución se ha cumplido y los procedimientos constitucionales se han respetado”.
“Es evidente que tras los últimos procesos electorales, nuestro pluralismo político requiere de un diálogo permanente y de un debate siempre constructivo; reclama que la generosidad, la responsabilidad, el respeto y el entendimiento sean valores permanentes en la vida pública; demanda la voluntad y la capacidad de llegar a acuerdos, de lograr la mayor concertación en las cuestiones básicas; y necesita el compromiso de todos con el interés general para resolver los problemas de los ciudadanos”, continuó el jefe del Estado.
Al término de su intervención se dirigió a los diputados y senadores para recordarles que qson la voz de nuestro pueblo. Y de su tarea diaria depende en gran medida el futuro de millones de españoles. La tarea no es fácil, nadie lo duda, pero en sus manos está. En nuestras manos está; en las de todos. Pongámonos a ello. España y los españoles de hoy y del futuro nos lo piden. Se lo debemos; pero, sobre todo, se lo merecen. Muchas gracias. Moltes gràcies / Eskerrik asko / Moitas grazas. Declaro abierta la duodécima Legislatura”.
 
Saludos y desfile militar
Una vez concluida la intervención del monarca, la presidenta del Congreso cerró la sesión, y SS.MM. los Reyes se dirigieron de nuevo al Salón de Conferencias para realizar una fotografía institucional y se situaron junto al presidente del Gobierno y los presidentes de ambas Cámaras para saludar a los presidentes del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos y del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGOJ), Carlos Lesmes; a la vicepresidenta del Gobierno y los ministros por orden de prelación; y el resto de las autoridades e invitados en orden protocolario.
Al término del saludo, Don Felipe y Doña Letizia, junto a la princesa de Asturias y la infanta, salieron al podio de honor instalada al pie de la escalinata. A su derecha presenciaron el desfile los presidentes del Congreso y del Senado y los miembros de las Mesas de ambas Cámaras, y a su izquierda, los presidentes del Gobierno, del Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo, y los ministros. Los parlamentarios se situaron en las tribunas situadas a ambos lados.
El Jefe de Estado Mayor de la Defensa pidió entonces permiso a S. M. El Rey para iniciar el desfile, momento en que la Agrupación de las Fuerzas Armadas y Guardia Civil, que esperaba formada en la Plaza de las Cortes, desfiló en honor de Su Majestad el Rey por la Carrera de San Jerónimo. Finalizado el desfile, los presidentes del Gobierno, el Congreso, el Senado y el JEMAD despidieron a SS.MM. los Reyes y a Sus Altezas Reales.