Published On: Lun, Oct 10th, 2016

Doce de octubre, fiesta nacional de España

Ventanal

José Luis Poyal

09-10-2016

Poyal comentarioJunto al ruido ensordecedor sobre el devenir del PSOE, otros episodios nacionales de la actualidad parecen transcurrir con sordina manifiesta.

Estos días, en Cataluña, se han repetido los malos gestos y comportamientos desafiantes al resto de España.  En el Parlamento catalán se debatió eliminar los símbolos de España, declarar que el 12 de Octubre no es festivo en Cataluña y hasta desmontar a Cristobal Colón del monumento erigido en el puerto de Barcelona, al calificarlo de “colonianista español”.Si a lo anterior sumamos que se reiteran los desafíos a las sentencias y advertencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, que incluyen responsabilidades penales, además de convocar un referéndum ilegal, se comprende que hayamos entrado en un cuadro de grave conflictividad, con repercusiones al máximo nivel institucional.

La opinión pública es cada vez más sensible a los ultrajes de los independentistas, a los que les vale todo. Durante años estuvieron reivindicando que Colón era de Mataró o de Reus y ahora lo rechazan por “matar indígenas”. Algunos también critican el 12 de Octubre por que tiene recuerdos franquistas, olvidando que ya en 1935 la II Republica estableció esa fecha como Fiesta de la Hispanidad y que fue en 1987 cuando se cambió para designarla como Fiesta Nacional de España , entendiendo que tal fecha simboliza la efemérides histórica con la que España inició un proceso de proyección más allá de los límites europeos.

Las fiestas conmemorativas con mayor asentimiento generalizado son aquellas que encuentran sus raíces en la tradición y buscan animar un sentimiento colectivo por encima de festejos locales, sean civiles o religiosos.

Cuando los franceses celebran por todo lo alto, con desfile militar incluido, el 14 de Julio, recuerdan la toma de la Bastilla y el triunfo de la Revolución .Los italianos eligieron para su fiesta nacional el 2 de junio, recordatorio de la fecha ,que en 1946,un referéndum trajo la república después del fascismo monárquico. Los suizos vienen recordando el 1de Agosto, remitiéndose a 1291 cuando tres cantones firmaron un acuerdo de defensa y asistencia común, que al mantenerlo durante siglos, dio origen a la actual Confederación Helvética. Los ciudadanos del Reino Unido se dividen para celebraciones, así los ingleses y galeses escogieron a San Jorge y los escoceses optaron por San Andrés, pero suelen juntarse para brindar por la Reina con ocasión de sus cumpleaños.Al menos hasta ahora. De la fiesta nacional de los EE.UU. lo sabemos todo gracias a las películas y como el 4 de julio, es una exhibición de orgullo patrio. Allí sería inconcebible que algunos congresistas fuesen tachados de “nazis” por asistir al desfile de la Quinta Avenida. Aquí acaba de suceder en el Parlamento de Cataluña, cuando diputados del PP y de Cs dijeron que irían a la Plaza de Cataluña  a celebrar la Fiesta Nacional de España..

Son los otros, los independentistas catalanes y vascos, los que pretenden crear su nación, apoyando sus esfuerzos en toda clase de banderas, cánticos, festivales, algaradas y comprando pitos, con dinero público, para silbar los símbolos de España. Mientras los españoles constitucionales celebran discretamente la Fiesta Nacional de España, los “otros” oponen su Díada o el Día de la Patria Vasca llegando incluso a la agresión contra los símbolos constitucionales que ampara su propia legitimidad.

Quizás por ese convencimiento de que España está ahí siempre, hayamos desatendido fortalecer nuestra conexión histórica arrastrando complejos que vienen desde la Leyenda Negra, Fernando VII y la dictadura, que nos impide honrar con  más frecuencia los símbolos de nuestra nación y  naturalmente no tolerar los ultrajes de todos conocidos. Es estúpido no preservar los símbolos de todo lo que con tanto esfuerzo hemos conseguido juntos.