Published On: Mie, Ago 10th, 2016

La Coordinadora Ecologista alerta de que “el benceno amenaza Oviedo”

 La organización ambientalista señala que “otro día más  se ha vuelto a disparar” este contaminante “cancerígeno” en la capital de Asturias//

Oviedo ciudad (CEA)

10-08-2016

“El benceno amenaza Oviedo”, alerta la  Coordinadora Ecologista de Asturias (CEA), que asegura en un comunicado que  “otro día más  se ha vuelto a disparar” esta sustancia en la capital de Asturias a primera hora de la mañana” de este martes.

“De acuerdo a los valores facilitados por las estaciones del Gobierno de Asturias”, señalan los ecologistas “hoy, de nuevo, en Trubia  se alcanzó un pico de  benceno de 30  µg/m3 a las 10 de la mañana con una media de las últimas 24 horas de 9  µg/m3  de este contaminante, lo que da idea de la procedencia industrial y la  gravedad del problema”. También se apreció el pico en la otra estación que mide este contaminante que es la de Ventanielles.

Hasta ahora Trubia no tenía este medidor de benceno, que empezó dando datos en julio.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha determinado que el benceno es un carcinógeno para los humanos, y puede causar varias formas de cáncer debido a una exposición prolongada. De acuerdo con la IARC, el benceno es con frecuencia considerado como la “madre de todos los carcinógenos,” dado que un gran número de carcinógenos tienen estructuras que incluyen anillos de benceno.

Diversos estudios de  personas expuestas a altos niveles de benceno muestran su asociación con el cáncer de la sangre (leucemia); incluyendo leucemia aguda mielógena, leucemia aguda linfocítica, y leucemia crónica mielógena. Leucemias relacionadas con el benceno se han reportado como enfermedades que se desarrollan en un tiempo tan breve como nueve meses, y puede permanecer latente tanto tiempo como 25 años después de la exposición inicial.

La exposición a una pequeña cantidad de benceno puede causar desórdenes temporales del sistema nervioso, depresión del sistema inmunológico y anemia. Una breve exposición afecta inclusive la piel, ojos e irritación del tracto respiratorio, dolor de cabeza, irritación del estómago, somnolencia y mareo. Los altos niveles a la exposición pueden dar como resultado la aceleración de los latidos del corazón, hemorragias excesivas, temblores, vómitos, pérdida de la consciencia y muerte. El benceno puede causar efectos dañinos en la médula de los huesos, y puede causar un decremento en las células rojas de la sangre conduciendo a la mielofibrosis y el síndrome mielodisplástico.

Los ecologistas señalan que aunque la relación entre la contaminación del aire y los efectos en la salud es compleja, “es evidente que los peligros ambientales causan efectos adversos para la salud de los que los padecen. Algo que parece que el Principado  no comparte, porque para ellos la contaminación del aire no existe, es un invento de quienes nos quejamos, aunque las evidencias científicas del impacto a la salud cada día es más apabullante”.