Published On: Mar, Ago 2nd, 2016

El sionismo totalitario

“El sionismo es un sistema de gobierno excluyente y racista, cuya actuación estamos comprobando constantemente en Israel y su intento de construir un estado únicamente judío”

Vicente Bernaldo de Quirós

02-08-2016

Vicente Bernaldo 1Cuando se le pregunta a uno de nuestros contemporáneos por los grandes regímenes totalitarios contesta con contundencia que son el nazismo y el estalinismo, pero muy poca gente añade a estos dos formas de dictadura el sionismo, que es un sistema de gobierno excluyente y racista y cuya actuación estamos comprobando constantemente en Israel y su intento de construir un estado únicamente judío. Esta ausencia de inclusión del sionismo en la categoría de totalitarismo puede deberse a muchas razones, pero básicamente al poder de los lobbies que sostienen a este régimen y sobre todo a la gran cantidad de recursos económicos y publicitarios de los que disponen para tal fin.

El sionismo nació a finales del siglo XIX impulsado por un tipo húngaro llamado Teodoro Herlz , abducido por la teoría de la tierra prometida y que luchó sin desmayo para que en la Palestina de la época pudiera constituirse un Estado solo con judíos y en el que pudieran asentarse cuantas personas de esa raza y religión estuvieran viviendo en otros países. Para ello, Herlz contó con la solidaridad de muchos de sus correligionarios que sufrían persecuciones y progroms en varios países europeos, pero, especialmente con el dinero de la banca Rothschild y de otras entidades financieras de la misma calaña, que proporcionaron los dineros suficientes para la compra indiscriminada de terrenos en los primeros años del siglo XX de ciudadanos palestinos o, simplemente se apoderaron de ella por las bravas.

Tras la Segunda Guerra Mundial intensificaron sus reclamaciones por su tierra prometida y llegaron a utilizar el terrorismo indiscriminado para conseguir sus fines de estado judío. Es conocida la explosión del hotel Rey David, mediante bombas colocados por un comando dirigido por David Ben Gurión, que da nombre hoy al aeropuerto de Tel Aviv. Aquella acción ocasionó centenares de muertos árabes y británicos.

Las prácticas genocidas y racistas de ese nuevo Estado son conocidas hoy en día y los asesinatos, colonizaciones de viviendas palestinas y ocupaciones ilegales son noticias que llenan a diario nuestros periódicos y que se complementan con arrestos de niños, mujeres y ancianos y masacres cotidianas contra quienes tratan de oponerse a este apartheid judío, y en muchos países se han generado movimientos de apoyo a los ciudadanos desalojados de sus tierras y sus casas y postulando sanciones y boicot a los productos de marca israelí, pero de origen palestino, de los que se apropian para sus propios intereses.

En el ayuntamiento de Gijón se aprobó recientemente una resolución plenaria por la que se instaba a los gobiernos a seguir impidiendo esta masacre genocida con los votos a favor de todos los grupos, menos PP y Ciudadanos, cuyas reivindicaciones de los derechos humanos son muy selectivas y únicamente se producen cuando pueden sacar rentabilidad política e ideológica. La decisión de los concejales gijoneses tienen su mérito porque durante la fase de preparación de la moción fueron objeto de fuertes presiones y graves amenazas de un grupo sionista de Asturias, que terminó por llevar el acuerdo a los tribunales.

Como no podía ser de otra manera, el juzgado inadmitió a trámite la demanda sionista, encabezada ideológicamente por una ex concejala ovetense de UCD, Aida Oceransky, y resolvió que el ayuntamiento gijonés no había cometido ningún acto delictivo adoptando la resolución que aprobó, despejando el miedo que habían metido en el cuerpo los proisraelíes asturianos sobre las consecuencias nefastas de esta decisión. La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, aguantó el tipo frente a las bravatas de Oceransky y su gente, que lograron que en Avilés se retirara una moción similar, debido a la inconsistencia de su alcaldesa, la socialista Mariví Monteserín, que se rindió a las amenazas de los grupos que favorecen la discriminación y que ha tenido que recibir lecciones de ética de una edil de derechas.

Es más que oportuna esta sentencia, que va a ser recurrida porque a los sionistas les sobra el dinero y tienen recursos suficientes, que no solo se ciñe a dos fenómenos del siglo XX, sino que engloba a otros regímenes que gozan de total impunidad en la esfera internacional. Digo que es más que oportuna porque va a permitir a los amantes de la libertad y a los luchadores contra la ocupación palestina, seguir denunciando estas iniquidades y aportando medidas para que la dominación de un Estado genocida llegue a su término. Cuanto antes