Published On: Dom, Jul 10th, 2016

‘La epidemia del cannabis’

“No nos engañemos, quien consume en dosis altas y de forma prolongada tarde o temprano tendrá problemas graves de salud física y mental”//

Delfina Marco

10-07-2016

Delfina 1‘La epidemia del cannabis’ es el título de una conferencia impartida por Diego J. Palao Vidal, doctor en psiquiatría, director ejecutivo del Servicio de Salud Mental del Hospital Universitario Parc Taulí, y profesor titular de psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona, en la que el ponente comentó que muchos jóvenes creen que pueden controlar su consumo, pero es necesario desmontar muchos mitos, como por ejemplo, creer que el hachís y la marihuana no son nocivos. Son una droga y tóxica. Que crea adicción y produce cambios de comportamiento muy serios. Afecta a la salud física y mental, y son una puerta para la adicción a otras sustancias.
“Las sustancias legales que más consumen los jóvenes son alcohol y tabaco, en un 70% y 30% respectivamente. De las drogas ilegales el cannabis es el rey”.
“El Cannabis sativa es una especie herbácea con propiedades psicoactivas. Contiene más de 400 compuestos químicos diferentes que actúan sobre el sistema nervioso. El compuesto químico predominante es el Tetrahidrocannabinol, THC.
El THC en dosis altas altera la percepción de tiempo y espacio. Puede provocar alucinaciones y delirios, y desencadenar algunos síntomas esquizofrénicos. También reduce el dolor, estimula el apetito, ayuda a reducir las náuseas e induce a un estado de relajación”.
“El hachís son los cogollos florales de las plantas femeninas. Presentan una concentración  de THC de hasta un 15-50%. La marihuana es la parte aérea de la planta. El triturado seco de flores, hojas y pequeños tallos. La concentración de THC es del 1-5 %.
El aceite de hachís es la mezcla de resina con algún disolvente como acetona, alcohol o gasolina, el cual se evapora y deseca dando lugar a un mixtura vizcosa. Las proporciones de THC son muy elevadas, hasta un 50%”.
“En España un 30% de la población ha consumido alguna vez en su vida cannabis. Un 9% lo hizo en los últimos 12 meses. Un 7% en los últimos 30 días. Y un 2% a diario en el último mes, la mayoría de 15-24 años”.
“Desde el año 2013 los jóvenes han empezado a consumir más cannabis que tabaco. En jóvenes de 14 a 18 años, un 28% los chicos y un 23% las chicas”.
“Un 8% de jóvenes de 14 años y un 18% de 18 años lo consumen de forma problemática. Un 10% de los consumidores de cannabis desarrollará una adicción y tendrá problemas muy serios”.
“No todo el mundo que consume alguna droga desarrolla una adicción. Pero no nos engañemos, quien consume en dosis altas y de forma prolongada tarde o temprano tendrá problemas graves de salud física y mental. Y el riesgo de adicción irá aumentando”.
“Todas las drogas actúan sobre el sistema de recompensa cerebral. Experimentas una sensación placentera inmediata, empiezas a tolerarlo y el cuerpo pide más, por eso enganchan”.
“El cannabis es una puerta al consumo de otra sustancias. Un 9,5 % de los adictos al cannabis tienen riesgo de engancharse a otra sustancia. Cuanto más joven es la edad de inicio, más dosis y más tiempo consumiendo peores serán los efectos”.
“Fumarse 5 o 6 porros diarios durante años produce grave deterioro cognitivo e inicio a la demencia. Si se empezó muy joven será imposible recuperar al 100% ese cerebro”.
“El cannabis actúa en varias zonas del cerebro. Los consumidores crónicos presentan alteraciones en las funciones cognitivas y ejecutivas. Afecta a la atención, al aprendizaje, la memoria y el rendimiento. Provoca problemas de coordinación y habilidades motoras y verbales. Disminuye la contracción muscular”.
“El cannabis también provoca algo que muchos desconocen, enfermedades pulmonares graves crónicas y cáncer. Disminuye el deseo sexual y genera impotencia. Causa depresión y ansiedad patológicas. Los síntomas psiquiátricos son muy incapacitantes. Ya no puedes llevar una vida normal. La motivación e ilusión que nos mueve a todos se atrofia por el consumo. El riesgo de padecer psicosis y esquizofrenia aumenta hasta en tres veces”.
“El consumo crónico de cannabis se asocia a un estado amotivacional: presencia de apatía e incapacidad para hacer frente a nuevos problemas y desarrollar planes de futuro”.
“La magnitud del deterioro neuropsicológico y su persistencia tras la abstinencia depende de la frecuencia y duración del uso del cannabis, la duración de la abstinencia y la edad del inicio del consumo”.
“Un adicto que vuelve a consumir regresa a la misma situación de cuando consumía de forma muy rápida. Hay que conseguir la abstinencia permanente”.
“En la adolescencia el cerebro es mucho más sensible al efecto del cannabis y de las drogas. La clave es la detección precoz, para actuar antes de que se produzcan efectos irreversibles en el cerebro”.
“La padres tienen que enfrentarse a este problema sin ser indiferentes, permisivos o autoritarios. Aunque por un tiempo tengan que asumir ‘la reducción de daños’ no pueden conformarse, deben lograr la abstinencia permanente, deben buscar ayuda profesional”.
“Hay que desmontar muchos mitos. Como creer que el hachís o la marihuana es menos nocivo que el alcohol y el tabaco. Que sea una droga de origen natural no supone que no tenga efectos negativos sobre la salud. El tabaco también es un producto natural y su consumo es una de las principales causas de muerte en el mundo”.
“Sobre su posible uso terapéutico quiero señalar que los usos médicos del cannabis se corresponden en su práctica totalidad a fármacos obtenidos en laboratorio, y no al hachís o a la marihuana que circula por las calles”.
“También hay que acabar con el mito de que si el cannabis se legalizara se consumiría menos. Todas las drogas son peligrosas. Y si se legalizaran habría más acceso y más problemas”.
“Hay que mejorar la información sobre el uso del cannabis y sus consecuencias negativas en la salud médica y mental a corto y largo plazo”.
“Todos podemos ayudar y contribuir con refuerzos positivos para llegar a tomar la mejor decisión. Hay que acceder a ayuda profesional porque no somos capaces de conseguirlo solos”.
“Para superar la adicción al cannabis o a cualquier otra sustancia todos tienen que involucrarse. Padres, profesores, médicos, líderes juveniles, agentes sociales, publicistas, periodistas, políticos”.