Published On: Vie, Jun 17th, 2016

La unidad de mama de Cabueñes cumple diez años 

 

Mamografìa.

Mamografìa.

17-06-2016

La unidad de mama del Hospital de Cabueñes cumple diez años de actividad con una media que supera las 6.500 consultas anuales, entre primeras, sucesivas y de enfermería, y las 200 intervenciones, de las que entre el 35% y el 40% son mastectomías.

Esta unidad fue la primera de Asturias en la que se abordó el tratamiento del cáncer de mama con una visión integral. La iniciativa dio origen a una nueva forma de trabajar en la que la coordinación entre equipos multidisciplinares de cirujanos, enfermeras, patólogos, radiólogos, oncólogos, rehabilitadotes, radioterapeutas y psicólogos resulta esencial y ha logrados unos altos niveles de calidad y satisfacción de los pacientes. Las doctoras Luzdivina Santamaría, Desirée Díaz, Berta Fernández y Sara López son las coordinadoras de un grupo de 16 profesionales.

El gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), José Ramón Riera, ha valorado hoy, durante la celebración del aniversario, el trabajo desarrollado por la unidad: “Por el abordaje integral que realiza, por haber sido pionera en la comunidad y por la calidad de los resultados que obtiene el Hospital de Cabueñes en esta enfermedad, que permite compararlos con las mejores series de los mejores centros sanitarios del mundo en esta patología”.

El director del hospital, Miguel Rodríguez, por su parte, ha explicado que para la obtención de los resultados actuales ha sido fundamental el abordaje multidisciplinar, que permite ofrecer a cada paciente el tratamiento más ajustado a su caso y a la evidencia científica.

Las cifras de la unidad de Cabueñes reflejan unos 200 nuevos diagnósticos de cáncer de mama al año, que en su mayor parte se tratan con cirugía conservadora, aunque en un porcentaje que no suele superar el 40% es precisa la amputación.

En 2015 se realizaron 72 las mastectomías radicales, una cifra similar a la media de las practicadas en los últimos cuatro ejercicios. En un número cada vez más elevado de casos, a la  vez que se practica la cirugía se coloca un expansor que posibilita la reconstrucción del pecho en el futuro de una forma más sencilla.