Published On: Mar, Jun 21st, 2016

El Gobierno de Asturias destina 1,2 millones a  ayudas para conservar razas de ganado autóctonas 

La consejera de Desarrollo Rural firma los convenios de colaboración con asociaciones de criadores que velan por la mejora genética y el incremento del número de animales

20-06-2016 

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, y los presidentes de las asociaciones de criadores de razas de ganado autóctonas han rubricado hoy los convenios de colaboración por los que percibirán este año un total de 1.235.000 euros en ayudas para el mantenimiento del libro genealógico, el desarrollo de los programas de conservación de estas razas y su promoción.

De esta cantidad, la Asociación Española de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Asturiana de los Valles (Aseava) percibirá 479.513 euros, la Asociación Española de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Asturiana de la Montaña (ASEAMO) tendrá una subvención de 138.448, la Asociación de Criadores de Oveya Xalda de Asturias (ACOXA) recibirá 29.733 y otros 114.973 serán para la Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón (ACPRA).

También se han firmado convenios con la Asociación de Criadores de Gochu Asturcelta (ACGA), por un importe  de 15.337 euros; la Asociación de Criadores de Cabra Bermeya (Acriber), por 17.827 euros, y la Asociación de Criadores de Pita Pinta Asturiana (ACPPA), con 4.169 euros, con el fin de mantener el libro genealógico de cada una de las tres razas y el desarrollo de sus programas de conservación.

Además, la consejera ha suscrito otro acuerdo de colaboración con la Cooperativa Asturiana de Control Lechero (Ascol) para el desarrollo de un programa de la mejora genética de la cabaña ganadera asturiana de raza frisona, que recibirá una subvención de 435.000 euros.

Álvarez ha destacado el compromiso del Gobierno de Asturias con la conservación y la mejora genética de la producción ganadera y ha valorado la labor desarrollada por los profesionales del campo para conseguir que no se pierda “una riqueza genética patrimonial propia” y lograr, al mismo tiempo, “estándares de calidad muy altos en las producciones”.

“La recuperación y mantenimiento de estas razas contribuyen también a la necesaria diversificación de las explotaciones agrarias y a crear riqueza y empleo en el medio rural”, ha agregado la consejera.