Published On: Sab, May 28th, 2016

Cinco directivos de Sogepsa cobraron 222.083 euros en bonificaciones, según Podemos

“Se pagaron para gratificar su ‘excelente’ gestión, que ha abocado a Sogepsa a una situación de preconcurso de acreedores y al riesgo evidente de liquidación”//

Un logo de la página web de Sogepsa.

Un logo de la página web de Sogepsa.

28-05-2016

En respuesta a una solicitud de información del Grupo Parlamentario de Podemos, la sociedad mixta Sogepsa ha remitido la relación de salarios y bonificaciones cobrados por los directivos de la empresa en el último decenio. A través de dicha información la formación morada asegura haber descubierto que “mientras se generaba un agujero de más de 140 millones de euros que ha puesto en grave riesgo la viabilidad de la sociedad que gestiona el suelo en Asturias, cinco directivos de la misma cobraron un total de 222.083 euros en concepto de bonificaciones para gratificar su ‘excelente’ gestión, que ha abocado a Sogepsa a una situación de preconcurso de acreedores y al riesgo evidente de liquidación”.

Podemos señala a través de un comunicado que según los datos facilitados por la propia sociedad, “en el año 2010, mientras el Gobierno socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero recortaba el gasto social en 15.000 millones de euros y rebajaba el sueldo de las empleadas y empleados públicos en un 5%, las retribuciones millonarias de los directivos (un promedio de 71.553 euros anuales por cabeza) aumentaron en un 2,25% respecto al año anterior, hasta alcanzar un incremento del 21,09% en relación con 2006″.

“Nos parece escandalosa e irresponsable la facilidad con la que, primero Francisco González Buendía y posteriormente Belén Fernández, consintieron desde su puesto al frente de la Consejería de Ordenación del Territorio el derroche de dinero en una sociedad que ahora deberemos rescatar con el dinero de la ciudadanía asturiana”, añade Podemos.

La formación señala que “es aún más grave la situación si tenemos en cuenta que la propia Belén Fernández ha reconocido recientemente que fue partícipe de prácticas similares cuando era empleada pública y secretaria de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA), al cobrar entonces 5.000 euros por participar en unas jornadas, una cantidad de dinero con la que muchas familias asturianas han de apañarse para poder vivir durante varios meses”.