Published On: Sab, May 28th, 2016

Orviz considera inaceptable el plan del PP para la liquidación del carbón

El coordinador de IU y número 3 al Congreso de Unidos Podemos avanza que su partido coordinará acciones frente a la “inquina” del Gobierno a la minería//

28-05-2016

El coordinador general de IU Asturias y número 3 al Congreso de Unidos Podemos, Manuel González Orviz, acusó hoy al PP de tener una especial “inquina” a la minería, al tiempo que calificó de inaceptable el nuevo Plan para liquidar el sector, algo contra lo que, avanzó, se opondrá su partido coordinado acciones para evitarlo.

“El PP vende Asturias y más que hablar de un plan a 2020 es un plan a dos mil vende”, ironizó. De hecho, para el máximo responsable de IU se está comprometiendo la seguridad energética. “Es simplemente inaceptable que el Gobierno -que no se puede olvidar que está en funciones- presente de espaldas a los sindicatos, a la patronal y al resto de las fuerzas políticas democráticamente elegidas, que representan a la ciudadanía, un plan letal para un sector estratégico, como es el sector energético, para todas las comarcas mineras por el impacto que tiene en la economía de estas zonas”.

En cuanto a la seguridad energética, Manuel a Gonzalez Orviz acusó al Gobierno Popular de ir a la contra de lo que están haciendo países como Alemania, que atendiendo a la seguridad energética esta reabriendo minas, considerando al sector estratégico.

González Orviz aseguró que su formación comparte plenamente el análisis de los sindicatos mineros, que rechazan de plano los planes de cierre. El mantenimiento del carbón está justificado por sus dos componentes estratégicos, territoriales y de seguridad, aunque, matizó, esto no significa que haya que renunciar ni a su gestión medioambientalmente sostenible, ni tampoco a energías renovables. “El carbón, nos guste o no, se va a seguir quemando, pero, lamentablemente se va a seguir quemando carbón proveniente de otras latitudes, carbón con un amplio dumping social, manchado de sangre, importado de países como Colombia y otros países donde no hay respeto a los desechos laborales, ni siquiera a los más básicos derechos humanos”.