Published On: Lun, Abr 25th, 2016

Renedo denuncia que sus superiores ordenaban tramitar facturas falsas

La ex funcionara afirma que era una práctica habitual especialmente en ejercicios en los que se celebraban procesos electorales//

Marta Renedo (F.M).

Marta Renedo (F.M).

25-04-2016

 

Marta Renedo ha declarado hoy ante el tribunal que juzga el caso ‘Marea’, la mayor causa por corrupción abierta en Asturias sobre presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos públicos, “que se hacían procedimientos ilegales como el fraccionamiento de pagos”. La que fuera jefa del servicio del Principado ha acusado a dos de sus ex directores en la administración autonómica de ordenarle que se pusiera en contacto con proveedores para emitir facturas falsas a través de contratos menores por obras no realizadas. En concreto ha citado al ex director de Cultura, Carlos Madera, y de Modernización, Alberto Pérez Cueto.

Renedo afirmó que esta práctica era habitual al final de cada ejercicio con el fin de atender todos los compromisos adquiridos por la administración autonómica a lo largo del año y especialmente en ejercicios en los que se celebraban procesos electorales.

Por otra parte, el tribunal  ha dictado un auto en el que rechaza las peticiones de nulidad formuladas por las defensas de algunos de los trece acusados de declarar nulas las escuchas telefónicas y de los registros realizados durante la fase de instrucción, a excepción de las conversaciones que mantuvo la exfuncionaria Marta Renedo, una de las principales acusadas, con su abogado, y de las que el tribunal no extraerá ningún elemento de cargo.

Para Marta Renedo se enfrenta a siete años de prisión e inhabilitación absoluta para el ejercicio de cargo o empleo público durante un tiempo de once años y tres años de prisión por un delito de cohecho. En total 10 años de cárcel. Además, el fiscal reclama para ella una multa de 480.000 euros y una indemnización al Principado de casi 1.800.000 euros. A Renedo se le acusa de apropiarse de 1,4 millones de euros adjudicándose contratos, con regalos y sobornos de las empresas de los también acusados Víctor Manuel Muñiz y Alfonso Sánchez. Según la fiscalía sus delitos comenzaron en el 2001 y en el 2008 creó su propia sociedad, Implans Mounts, para adjudicarse 38 contratos a si misma.