Published On: Lun, Feb 15th, 2016

Recortes Cero Asturias pide que “Bankia sea pública ya”

 

La organización señala en un comunicado que la entidad está con “beneficios récord” mientras “Bruselas pide su privatización”//

Casi cuatro años después de que fuera intervenida, Bankia ha presentado unos beneficios récord, de más de 1.000 millones de euros, convirtiéndose en el banco español más rentable//

Rodrígo Rato (Antena 3).

Rodrígo Rato (Antena 3).

14-02-2016

Recortes Cero Asturias pide que “Bankia sea pública ya”. La organización señala en un comunicado que la entidad está con “beneficios récord” mientras “Bruselas pide su privatización”. Casi cuatro años después de que fuera intervenida, Bankia ha presentado unos beneficios récord, de más de 1.000 millones de euros, convirtiéndose en el banco español más rentable.

Este es el comunicado:

Bankia presenta beneficios récord… y Bruselas exige acelerar su privatización, Bankia pública ya, no a privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. 

Debemos evitar que Bankia o Banco Mare Nostrum sean privatizadas. Deben ser la base desde donde impulsar una gran banca pública, que podría convertirse en el cuarto banco del país, colocando sus enormes recursos al servicio de crear riqueza y empleo. 

Casi cuatro años después de que fuera intervenida, Bankia ha presentado unos beneficios récord, de más de 1.000 millones de euros, convirtiéndose en el banco español más rentable. Cuando apenas se ha devuelto un 8% de los más de 22.000 millones de dinero público inyectados en Bankia, Bruselas ha recordado que este año debe “acelerarse su privatización”. 

Si es necesario “rescatar” un banco, entonces las pérdidas se socializan, y debe intervenir el Estado. Pero cuando se trata de repartir los beneficios, éstos deben privatizarse… y aceleradamente.

Ellos se quedan con los beneficios. El beneficio neto presentado por Bankia al cerrar el año 2.015 se ha elevado a 1.040 millones de euros, un 39,2% más que en el ejercicio anterior. Un avance que es mucho mayor en el caso de BFA, la matriz de Bankia, cuyos beneficios después de impuestos han sido de 1.597 millones, cuatro veces más que el año pasado. 

El Estado, a través del FROB, sigue siendo el principal accionista de Bankia, con un 63,3% de los títulos en sus manos. ¿Van a utilizarse los ya sustanciosos beneficios de Bankia para devolver el dinero público utilizado en su rescate? No. Solo un 18% de los beneficios de Bankia van a ir a parar a las arcas públicas. De los 22.424 millones que costó al erario público su rescate, solo se ha devuelto un 8,11%. 

¿Vamos por lo menos a beneficiarnos de una banca pública que ya está multiplicando sus ganancias? Tampoco. La UE ha recordado que la privatización de Bankia debe acelerarse. Y el responsable del FROB ya ha tomado nota, anunciando que la participación pública en Bankia disminuirá notablemente a lo largo de 2016. 

Ya sabemos quien se beneficia de estas “privatizaciones express”. En 2014 el Estado vendió el 7,5% de las acciones de Bankia a grandes fondos de inversión extranjeros, y lo hizo a la mitad de su precio de mercado. El resultado es que los fondos extranjeros, que en 2013 apenas representaban un 3,8% del capital de Bankia, ahora tienen en sus manos un 17,85% de sus acciones.

 Y ya están preparando el terreno para hacerse, a precio de saldo, con su control total. Una subasta a la que también van a sumarse grandes bancos españoles como el Santander. Y nosotros pagamos las pérdidas. 

El Tribunal Supremo ha anulado la compra de acciones de Bankia realizada en 2011, admitiendo que los pequeños inversores fueron engañados. Lo que obliga a Bankia a devolver el dinero invertido. Bankia ya ha provisionado 1.840 millones para este fin, ante la avalancha de denuncias presentadas. 

¿Quién lo va a pagar? ¿Los responsables de la estafa? ¿Los fondos de inversión extranjeros que han multiplicado su participación en Bankia?

No. Los beneficios se los llevan ellos, y con las pérdidas cargamos nosotros. Será el FROB -es decir el Estado responsable del dinero público- quien se haga cargo. Para pagar si se le reconoce su condición de principal accionista. 

Debemos evitar que Bankia o Banco Mare Nostrum sean privatizadas. Deben ser la base desde donde impulsar una gran banca pública, que podría convertirse en el cuarto banco del país, colocando sus enormes recursos al servicio de crear riqueza y empleo.