Published On: Sab, Feb 20th, 2016

Estudiantes de la Asamblea Abierta de Económicas dicen que se “pretende criminalizarlos”

 

19-02-2016

Estudiantes de la Asamblea Abierta de Económicas dicen que se “pretende criminalizarlos” según ponen de manifiesto en este comunicado remitido hoy a los medios y que reproducimos íntegramente.

Ante los últimos acontecimientos ocurridos en nuestra Facultad y las declaraciones vertidas acerca de los mismos, los estudiantes de la Asamblea Abierta de Económicas vemos necesario y más que justificado hacer pública nuestra versión de los hechos.

Vivimos con asombro y auténtico estupor las graves acusaciones que se han venido haciendo a lo largo de esta semana acerca de lo ocurrido en la mesa redonda organizada en nuestra Facultad, “Las crisis económicas: una visión empresarial”.

Leer a través de un comunicado que parte del entorno académico de nuestra facultad solicita abiertamente sanciones a estudiantes por “coartar la libertad de expresión”  de los asistentes o que lamentan que hayan sido personas ajenas a la Universidad quienes hayan realizado las protestas, nos parece algo incoherente, falto de rigor objetivo y una absoluta ausencia de honestidad y respeto por parte de representantes de la Facultad y de algunos de los participantes en el coloquio.

En primer lugar, es una falta de honestidad por parte de la Facultad que hablen de “coartar la libertad de expresión” a los asistentes conociendo perfectamente los hechos desde el principio y que el desencadenante de la situación, cuando media hora antes del inicio del acto retiraron los carteles que algunas y algunos estudiantes colocamos por toda la facultad ofreciendo información pública y veraz acerca de los asistentes y expresando la opinión que en días previos habían plasmado estudiantes en los mismos y que contenían repetidamente el sello “oficial” de nuestra asamblea, por lo que les hacía perfectamente conocedores de que aquellas opiniones e informaciones las habíamos escrito estudiantes de la Facultad de Economía y Empresa.

Carece de todo rigor objetivo y coherencia que personas académicas hablen de sanciones para estudiantes por “coartar libertad de expresión” cuando son conocedores, o deberían, de que tales hechos son constitutivos de delito penal en un estado de derecho como el nuestro y no les correspondería a ellos juzgar a nadie por ello, que en el mismo párrafo pidan sancionar a estudiantes pero achaquen los actos a “personas ajenas a la Universidad” y que además entiendan como restricción de la libertad de expresión que una persona interrumpa únicamente mediante la palabra pero no quieran ver del mismo modo la retirada de carteles escritos y visiblemente sellados por estudiantes de la propia facultad donde se encontraban expuestos.

Además de todo esto, nos parece una grave falta de respeto que traten a algunas personas como “ajenas a la Universidad” cuando se trata de una UNIVERSIDAD PÚBLICA y, como tal, para nada ajena a la sociedad asturiana.

Llevamos años dialogando perfectamente y con un absoluto respeto desde los distintos órganos de la Facultad y de la Universidad de Oviedo, hemos respetado cuando han asistido en repetidas ocasiones como ponentes distintos actores, como el propio Presidente de FADE y a pesar de que no se invite en ninguna ocasión a ningún colectivo como PAHD Asturias, Asambleas de Trabayadores en Llucha, Plataforma Feminista de Asturies o muchos otros.

Se nos pretende criminalizar por algo que no entendemos como tal y culpabilizar de que personajes como los asistentes generen repulsa, tensión o aversión en parte de la sociedad por lo que suponen y NO TENEMOS CULPA ALGUNA DE ELLO, ya que basta con escribir en un conocido buscador de internet su nombre o el de las organizaciones a quien representan y conocer cuestiones como que: 

– Pablo Junceda, el Director General del Sabadell-Herrero, concedió un crédito a su suegro, el difunto dueño de Alsa José Cosmen de 75 millones para Jovellanos XXI de los que no devolvió  60 millones, además de dirigir una entidad responsable de miles de desahucios. 

– Carlos Freire, en representación de Liberbank como sub-director general de empresas, entidad que privatizó de la caja de ahorros de tod@s l@s asturian@s y es responsable de la mitad de los desahucios de Asturies. 

– Pedro Luis Fernández, Presidente de la FADE, que representa a la CEOE en Asturies, responsable directo de las reformas laborales, el aumento de la precariedad, que hace negocio de l@s desemplead@s cobrando 1900€ al Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias, SEPEPA, por cada desempleado que colocan, hace menos de 15 días criticaba en una entrevista a las personas que cobran el salario social ligándolo a no buscar empleo y opinaba reducir “gastos de vacas sagradas” como Sanidad y la Universidad de Oviedo para invertir en las empresas privadas. Y cuyo predecesor, quien también era un habitual en charlas de la Universidad de Oviedo, actualmente ha sido condenado por tres delitos contra la Hacienda Pública. 

– Alberto Martínez Villa, Presidente del Club Asturiano de Calidad y ex-presidente de la patronal hotelera de Asturies, quien se define a sí mismo como activista pero que, sin dudar de ello, no se puede obviar que presidió durante 5 años uno de los sectores insignia de la precariedad con salarios de 2,5€/hora y jornadas-turnicidad que se transforman en graves dolores de espalda y artritis que obligan a trabajadoras, en su mayor parte mujeres, a tomar pastillas para soportarlos.

Que Pedro Luis Fernández hable “una minoría agresiva, fascista y mafiosa” lo entendemos como una definición de sí mismo impecable y bastante bien conocida por la mayor parte de la sociedad, por lo que no otorgaremos mayor importancia que asemejarlo a “una rabieta de un niñato malcriado” que, en su caso, dirige obrer@s. Eso sí, si nunca ha vivido algo parecido en 51 años le recomendamos que asista a algún desahucio.

Los que nunca dan respuestas nos acusan de poner voz a los que padecen la injusticia.

¿Acaso va en contra de los valores universitarios levantarse en un acto y aplaudir una reivindicación que te parece totalmente legítima y justa?.

Si así es, ya pueden sancionarnos por ello o encarcelarnos porque seguiremos haciéndolo allá donde vayamos.