Published On: Mie, May 20th, 2015

Los programas para ‘pinchar’ cualquier móvil alarman a los usuarios

 

Adquirir un ‘software espía’ asciende a unos 1.150 euros

20-05-2015

Ponga mucha atención, porque si escucha interferencias en su móvil cuando está apagado o si percibe que se calienta de forma excesiva o cada vez le dura menos la batería, puede estar siendo víctima de un pinchado en su teléfono. De ser así, podrían acceder a sus llamadas, whatsapps, emails y escuchar sus conversaciones. Las técnicas para interceptar las comunicaciones se están desarrollando a un ritmo vertiginoso.

Como explica El Economista, sólo si esa persona resetea el terminal por algún motivo y restaura los valores de fábrica se perderá el rastro… hasta que el pirata vuelva a acceder a ese móvil y le instale de nuevo el programa en cuestión.

¿Un antivirus protegería de estos ataques? Lo cierto es que no serviría de nada, porque el software espía tiene nivel de superadministrador, con lo que el antivirus no lo toma como un intruso. El sistema funciona con cualquier operador, salvo contadas excepciones, como es la versión 8.3 de iOs.

Basta que estén activados los servicios gratuitos de llamada en espera y multiconferencia -Movistar lo trae activado por defecto, mientras que en Vodafone y Orange hay que activarlos y solo se puede si la línea es de contrato-.

El programa espía incluye un móvil que se utiliza para activar el micrófono del teléfono espiado y así escuchar cuanto sucede cerca del terminal. La víctima no detecta esa llamada -ni suena, ni se enciende la pantalla- y simplemente se activa el micrófono. En el transcurso de esa investigación, los agentes intentarán localizar el teléfono que se ha utilizado de intermediario o gancho, que por cierto lleva una SIM sin identificar de Lebara, de las que venden los locutorios -curioso vacío legal, porque se puede utilizar sin antes notificar los datos del usuario-.

También el delincuente podrá borrar ese software de forma remota para limpiar al máximo la huella e intentar quedar impune. Desde la tienda de artículos de espía insisten en que llevar a cabo este tipo de acciones está castigado duramente por la ley.