Published On: Lun, Mar 9th, 2015

Marcha por la absolución de los sindicalistas de Arcelor condenados a prisión

 

Los cinco miembros del sindicato MCA-UGT caminarán junto a otros compañeros desde Veriña hasta Delegación de Gobierno en Oviedo// 

09-03-2015

Los cinco sindicalistas de UGT en la factoría de Arcelor-Mittal en Veriña condenados por coaccionar y lesionar a un trabajador que no secundó la huelga general de 2012, iniciarán este martes una marcha de protesta para pedir su absolución, al considerar que estaban defendiendo los derechos laborales y sociales de los trabajadores. Los cinco se consideran víctimas de “una ofensiva penal contra el derecho a la huelga” y han recurrido la sentencia.

Los cinco sindicalistas estarán acompañados por otros compañeros. La hora prevista de salida es las 11,30 horas y la de llegada a Oviedo sobre las 18,15 horas a la Plaza de España, frente a la Delegación del Gobierno. Según ha informado la sección sindical de MCA-UGT en ArcelorMittal, la salida tendrá lugar en el Polígono de Somonte 2 (Veriña). En apoyo a dicha concentración 10 compañeros caminarán los 25 km hasta el lugar de llegada.

El juzgado de lo penal número 1 de Gijón condenó a dos de ellos a cinco años y tres meses de prisión por un delito contra los derechos de los trabajadores y otro de lesiones, mientras que otros tres empleados fueron condenados a tres años y seis meses de cárcel por el primer delito. Los cinco ya han anunciado que recurrirán esta sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, al considerar que hay “una ofensiva penal contra el derecho a la huelga”.

Cartel de la movilización.

Cartel de la movilización.

Durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, los cinco sindicalistas participaron en los piquetes organizados en la factoría de Veriña, Gijón. El juez aseguró que al tener conocimiento de que un trabajador se encontraba realizando sus funciones en su despacho, diez personas fuerin para intentar disuadirle. Según la sentencia, estas diez personas, “de común acuerdo y con la intención de obligarle a que dicho empleado abandonara su puesto de trabajo y secundara la huelga irrumpieron en el despacho en actitud violenta, comenzando a increparle por haberse incorporado al trabajo, hostigándole reiteradamente para que se marchara de la oficina”.