Published On: Vie, Feb 13th, 2015

La rebelión de la coherencia

Vicente Bernaldo de Quirós

13-02-2015 

Vicente Bernaldo 1Sostiene Fernández (Javier, presidente del Gobierno del Principado) que Asturias juega en la primera división del estado del bienestar y que en la comparación con otras comunidades autónomas la balanza se inclina claramente sobre el lado asturiano. Tiene razón el jefe del Ejecutivo regional que si se compara este territorio con el que cacipla Dolores de Cospedal en materia de Educación y Sanidad, esto sí que es el paraíso, a pesar de algunas matizaciones y fórmulas de gestión que dejan cosas que desear.

   Sostiene también Fernández que esa calificación de casi Champion League puede extenderse a los servicios sociales, pero aquí ya no tiene tanta razón el jefe del Ejecutivo porque el ámbito de la Consejería de Bienestar es el que más se parece a las nefandas políticas de las autonomías más privatizadoras, por razones que solo sus responsables se empeñan en mantener y que únicamente la rebelión de la coherencia en la militancia socialista y de los afectados obligará a modificar.

   Es curioso que un partido que defiende los servicios públicos como bandera de sus políticas y critique la voracidad privatizadora de la derecha acote una parcela de esos mismos servicios y se reserve el mismo derecho a externalizar que critican en otros ámbitos, sin dar más argumentos que el ordeno y mando y con la mala conciencia de quien está convencido de que obra mal a sabiendas y es totalmente contradictorio con su programa electoral.

   Algo huele mal en esta historia cuando el Gobierno del PSOE desprecia con chulería las reclamaciones de más de sesenta organizaciones sociales que han trabajado hasta ahora con la dependencia y que quieren seguir haciéndolo a precios más competitivos de los que propone el gabinete de Javier Fernández. Y menos mal que parece ser que la idea de que Sacyr sea la encargada de transportar a nuestros dependientes esté paralizada, porque daba la sensación de que los discapacitados y sus familiares tendrían que pagar el sobrecoste de la ampliación del canal de Panamá que las autoridades de ese país han bloqueado a la citada firma constructora.

   Cuando los socialistas de Asturias critican sin ambages las puertas giratorias y defienden con la boca grande y en voz alta la honestidad en la política, deben predicar con el ejemplo y explicar con convicción las razones por las que las políticas de servicios sociales en la comunidad autónoma quedan en un paréntesis con respecto al programa de apoyo a lo público. Esa obstinación por prestar un servicio que a las arcas autonómicas va a costar más dinero, y no se dan las razones suficientes para que los ciudadanos lo puedan entender, solo consigue sembrar la duda y la desconfianza sobre nuestras autoridades y la vinculación de la privatización con el hecho de que un ex director general de Prestaciones de la Consejería de Bienestar Social sea también presidente de la patronal de geriátricos. Y no se trata de criminalizar nada si no de ser coherentes y transparentes.

   Sostiene Fernández que salgan a la luz todos los datos sobre servicios públicos en las comunidades y se comparen entre sí para que se retraten todas las administraciones. Pues eso, que se conozcan todos los datos, todas las razones, todos los presupuestos, todos los costes y todas las propuestas de servicio para que el retrato llegue también a las dependencias de Llamaquique y del palacio de Suárez de la Riva, porque si no, querido presidente del Principado, no se sostiene.