Published On: Mar, Sep 23rd, 2014

Kigman, el caballo que nunca fue

 

No lo vimos mostrar su auténtico valor, prometiendo que lo mejor estaba siempre por llegar, aunque  llegó a ser el mejor del mundo, tras el japonés Just Away.

Aidan O´Brien

 23-Septiembre-2014-

Ayer por la tarde se hacía pública la noticia de la retirada del caballo de Abdullah Kingman, debido a problemas en la garganta. Si se pregunta a los aficionados quien ha sido el caballo del año en Europa probablemente una gran mayoría se inclinaría por este brillante pupilo de Gosden. 

Kigman, el caballo que nunca fue.. (Deby Day)

Hijo de Invincible Spirit y de Zenda, su línea materna pertenece a una de las familias más clásicas de Juddmonte que se origina en Moffida, yegua adquirida por Abdullah al comienzo de sus operaciones de cría hace más de 30 años. Su abuela Hope, ya padreó al gran Oasis Dream, excepcional velocista y ahora mismo reputado semental en el haras del Príncipe saudí, así como a Zenda, vencedora de la Poule Francesa.

Zenda, antes que a Kingman tuvo a la clasuda Remote (por Dansili), ganadora de 3 carreras de 4 salidas, entre ellas un Grupo III, donde dio un valor de 116. Y si hay alguien que conocía bien a esta familia es el preparador J. Gosden, ya que entrenó tanto a Oasis Dream, como a Zenda como a Remote. Su padre Invincible Spirit fue un reputado velocista ganador de 7 carreras entre las que destaca la Haydock Sprint , carrera por la que obtuvo un valor de 120 RPR. Pese a esta victoria nada hacía sospechar que este pupilo de Dunlop obtuviera tal éxito como semental . Partiendo de un fee de 10.000 euros actualmente monta en el Irish National Stud a un precio de 70.000 euros, siendo uno de los sementales más comerciales del momento en Europa. Suele dar caballos precoces pero que no bajan de valor en las siguientes campañas, limitados de distancia y con una gran punta de velocidad. Antes de Kingman ha padreado a productos como Moonligth Cloud, Fleeting Spirit o Charm Spirit. Pero sin duda Kingman ha sido su mejor hijo.

Kingman corre dos carreras a dos años en las cuales se impone en ambas con suma facilidad. Gosden ya empieza a advertir que es un caballo con algo especial, y tras su segunda victoria en el prestigioso Solario (Grupo III que se disputa en Sandown) Kingman empieza sonar como favorito del Dewhurst y pasa a encabezar el antepost de las 2.000 guineas a un precio de 6. No volvería a correr a dos años.

Reaparece

A 3 años reaparecerá en el Greeham, una de las preparatorias más clásicas para las Guineas donde siendo favorito en una gran exhibición se impone por más de 4 cuerpos al pupilo de Hannon Night of Thunder uno de los mejores potros de la generación e invicto en sus dos anteriores salidas, y que le lleva a ser el favorito de las 2.000 guineas.

Y llega las esperadas 2.000 Guineas, con uno de los lotes más fuertes e igualados de los últimos años, entre los que se encuentra nuestro Noozhoh Canarias, además de Australia, Night of Thunder, Toormore o The Grey Gastby;  se impondrá Night of Thunder, dando la vuelta al resultado del Greeham con Kingman y Australia tras él a medio cuerpo, en la que sería su única derrota en la vida de carreras de Kingman.

De ahí viajara a Irlanda para disputar una flojas 2.000 guineas irlandesas donde se impone por más de 5 cuerpos en un canter, para luego ir a Royal Ascot donde en un interesante St. James obtener la revancha contra el único caballo que le había batido, Nigth of Thunder, en la que será su mejor carrera. Coronado tras esta carrera como el mejor millero de Europa y probablemente el mejor 3 años de Europa, no tendrá ningún problema en imponerse tanto en el Sussex como en la que sería su última actuación, el Jacques le Marois en Deauville.

De Kingman se ha hablado mucho, y casi siempre bien. Su actuación en el St. James no se puede más que calificar como sobresaliente, donde al margen de la victoria y su espectacular cambio de ritmo, hay que recordar los parciales que hizo. Según Simon Rowlands su marca en los últimos 400 metros fue el mejor registro marcado nunca en Ascot en cualquier distancia, incluidos remates de velocistas puros (por ejemplo el de Slade Power ese mismo día). Tras esa victoria en la revista Timerform escribieron que debería alcanzar sin ningún problema un ranking superior a 130. Parecía ser que todavía no habíamos visto todavía al mejor Kingman. Pero no, eso nunca ocurrió. Porque sus siguientes carreras, aunque fueran victorias, y fáciles, fueron inferiores, tanto en sensaciones como en valores.

Hay que señalar que el valor de obtenido por Kingman fue bueno, muy bueno, pero no excepcional. Racing Post le ha dado un rating de 127, un valor alto, pero no superlativo (recordemos por ejemplo que Dawn Approiach hace dos años obtuvo en el mismo St James 128, lo mismo que a Henrythenavigator).

Batió a 8 ganadores del Grupo I

 Y si sus sensaciones, sobre todo visuales, han sido magnificas, su remate eléctrico, y su campaña inmaculada, también es un caballo con sombras. En todas sus salidas sólo batió a 8 ganadores de Grupo I, cifra no demasiada alta. Se suponía que su generación iba a ser una generación de muy alto valor… pues sorprendentemente no batió nunca a un caballo de valor superior a 130. Y superiores a 125 solo a Australia, Nigth of Thunder y a un Toronado y Olimpyc Glory en clara decadencia. Y si nos fijamos en sus Topspeed su valor más alto fue 107, valor relativamente muy bajo, y en la única carrera que disputo donde de verdad fue corrida a buen ritmo (las 2.000 guineas) le batieron. Como curiosidad hay que señalar que excepto en su debut, siempre fue favorito en todas las pruebas que disputó.

 Kingman siempre dio una sensación de poderío y superioridad que quizás no fuera tan “verdad” como parecía. Caballo de una plasticidad tremenda, su remate enamoraba, que duda cabe, pero si se analizan sus circunstancias da la sensación que fue un caballo al que no nunca vimos mostrar su posible mejor valor, prometiendo que lo mejor estaba por llegar, pero mientras encadenaba un palmares envidiable, llegando a ser valorado tras el mejor caballo del mundo tras el japonés Just Away. Llevado, como es habitual, de una manera exquisita por Gosden hubiera sido realmente interesante verle a 4 años, contra otra nueva generación.

 Para muchos analistas ha sido un caballo difícil de valorar, que dejaba entrever más de lo que mostraba. Pero, indudablemente, al margen de sombras o dudas, ha sido una de las estrellas del 2014 y un caballo que siempre será recordado por los amantes del Turf por su excepcional cambio de ritmo.

The Derby Day